En Corporación AG, «Nos comportamos como dueños», más que una filosofía es nuestra identidad

En Corporación AG, el valor fundamental «Nos comportamos como dueños» es más que una simple declaración; es el corazón de nuestra cultura empresarial. A través de esta nota, deseamos profundizar en este valor y destacar cómo su aplicación en nuestras operaciones diarias trae consigo un sentido de pertenencia y cómo influye en nuestra planificación a futuro como empresa, esto en palabras de Gabriela Roca, nuestra directora de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad.

Comportarse como dueños tiene un significado que conlleva una esfera de acción distinta de aquel que solo es seguidor. Ser dueño de algo, supone tener control, decidir y actuar acorde con dicha decisión. Cuando nos comportamos como dueños, asumimos una actitud proactiva y comprometida hacia nuestra organización. No solo cumplimos con nuestras tareas asignadas, sino que también nos preocupamos por el bienestar general de la empresa.

Este valor es parte de nuestra cultura, las personas que trabajamos en AG nos sentimos orgullosos de lo que somos y hacemos y, por lo mismo, queremos cuidarlo, darlo a conocer e invitar a más personas a sumarse.

Este sentido de pertenencia nos une como equipo y nos motiva a superar obstáculos y alcanzar metas audaces, en opinión de nuestra directora, el comportamiento de dueño supone:
Responsabilidad, comprender que mis acciones afectan el resultado colectivo y por lo tanto las decisiones a tomar deben ser informadas, estar fundamentadas y compartidas debidamente para que el resultado esperado pueda ser medido. A su vez, supone asumir las consecuencias cuando los resultados no son los esperados y tomar acciones para retomar el rumbo.

Empoderamiento, cuando nos sentimos dueños de nuestras acciones y de los resultados podemos actuar empoderados y seguros de que aportamos para lograr las metas propuestas. Estar empoderado supone que tengo claridad de mis acciones y de lo que debo hacer, estoy dispuesto a actuar de forma disciplinada y con un objetivo claro.

Enfoque en el futuro, saber que soy dueño de algo, supone también que el futuro me importa y que quiero que esto trascienda. El enfocarnos en el futuro a veces requiere tomar decisiones complejas en el presente y arriesgarse.

«La palabra responsabilidad viene del latín responsum, lo cual significa que alguien tiene una obligación. En AG somos responsables de muchas cosas, principalmente de nuestros productos, y de lo que se hace con nuestros productos. Con productos de calidad demostramos nuestra responsabilidad. Cada varilla de acero, cada malla electrosoldada o cada lámina que sale al mercado, será el material para construir una casa, una escuela, un hospital o una carretera, y por lo mismos sabemos que el futuro de muchas personas está atado a la forma en la que nosotros hacemos las cosas. Se espera que todo lo que hacemos lo hagamos bien, porque somos parte de toda buena obra», explicó Gabriela Roca.

Equipo con visión a futuro

Aplicar este valor en nuestras operaciones diarias también tiene un impacto significativo en nuestra planificación a futuro. Cuando actuamos como dueños, tenemos una visión a largo plazo que trasciende más allá de las metas inmediatas para innovar, mejorar y crecer constantemente. Esta mentalidad nos lleva a considerar cómo nuestras acciones actuales influyen en el éxito sostenible y la evolución de la empresa. Estamos comprometidos con la construcción de un legado que beneficie a las generaciones futuras.

Contamos con más de 2000 colaboradores que día a día se esfuerzan por construir una mejor empresa. Estamos trabajando constantemente en compartir con los colaboradores el resultado de dicho esfuerzo, celebrando los éxitos, y asumiendo las oportunidades para mejorar como una empresa que evoluciona.

«Hace algunos meses, celebramos con clientes, colaboradores y proveedores quienes son parte de nuestros primeros 70 años, quienes han crecido junto y muy cerca de AG. Se celebró con clientes que cumplieron 50, 40, 30 años de comprar nuestros productos, o a proveedores que construyeron su negocio hace 25 años en compañía de AG, y colaboradores que se retiraron de AG como legendarios después de haber contribuido con su trabajo por más de 35 años», dijo Roca.

Cuando vemos estas historias, nos damos cuenta de que el sentido de pertenencia se construye con el ejemplo, con la historia, con el presente que es el resultado de mucho esfuerzo, muchos sueños compartidos y sobre todo un futuro alentador del que todos somos parte.

La Cultura AG se infunde con este valor en cada aspecto. Nuestros líderes fomentan un ambiente en el que se valora la iniciativa y se promueve la toma de decisiones informada y responsable. Reconocemos que todos los miembros del equipo tienen un papel en la empresa y son responsables de su dirección y logros. Esta mentalidad de propiedad compartida crea un entorno de trabajo en el que cada uno se siente empoderado para contribuir al éxito general de la empresa.

«Los valores de la empresa se comparten frecuentemente en todo lo que hacemos, participando activamente en capacitaciones, conversaciones relacionadas con la ética, el comportamiento esperado, charlas de liderazgo, pero sobre todo con el comportamiento diario. En AG somos cero tolerancia con comportamientos que atenten contra los valores y sobre todo contra las personas, por lo mismo estamos muy enfocados en tener cada vez mejores líderes comprometidos con el futuro de esta gran organización», finalizó Gabriela Roca.