La atracción de talento, a través de historias de Acero

La gestión del talento humano en el sector empresarial ha experimentado cambios tras el desarrollo económico y las tendencias administrativas empresariales, que apuestan por el talento que se genera en las propias empresas.

El término competencias laborales nace a finales de la década de los 80s, con enfoques que van desde el conductista, funcionalista hasta constructivista. Las competencias laborales surgen entonces, en países industrializados con el fin de capacitar a sus trabajadores debido al constante cambio.  

En los años 90s,  este término empezó a ser adoptado por muchas empresas y  fue entonces cuando McKinsey empezó hablar de «La guerra por el talento»,  es decir,  empresas que  luchan por  contratar y atraer talento para retenerlo ofreciendo beneficios, bonificaciones y aumentos atractivos con el fin de garantizar a los mejores en los equipos de trabajo.

Y es que el aumento de productividad, va más allá de números y ventas; hablamos de transformaciones y crecimiento continuo no solo en organización, sino también de las personas que laboran en ella.  Esto lleva a generar nuevas oportunidades estratégicas de negocio, que les permita crecer y generar competencias que se adapten a nuevos modelos de negocio y operar de una manera efectiva.

Crecer de forma eficiente

Todas las empresas hoy en día sin importar su giro de negocio,  establecen planes de crecimiento para sus colaboradores generando una competitividad más eficiente en las operaciones. En corporación AG, se trabaja de forma constante en la mejora continua, en la preparación de sus colaboradores aprovechando al máximo cada herramienta.

AG, se enfoca en las cuatro etapas de cultura organizacional: Aprende, transforma, moviliza y crece. Estas surgieron a raíz de lanzamiento de  «Visión 2021», en el año 2017 en donde redefinió el consenso, los valores institucionales de la corporación y se definieron competencias transversales de liderazgo que describen las conductas esperadas para cada uno de los colaboradores.

Hoy, la corporación cuenta con más de dos mil colaboradores, cada de uno parte fundamental de la operación. Cada uno de ellos es una historia de acero, una historia que ha transformado su vida profesional, su vida familiar y sobre todo laboral.

Historias que valen la pena contar

Gloria Isabel Ramírez  cuenta con 18 años de trayectoria en la corporación. Actualmente se encuentra trabajando en «Intupersa», una de nuestras unidades de negocio como auxiliar de archivo. Gloria ingresó a AG como secretaria de recursos humanos, creciendo en las áreas de administración y contabilidad.

La Corporación ha sido parte de mi familia por más de 18 años. He tenido la oportunidad de aprender y desarrollarme como persona y profesional. Me abrieron las puertas cuando más lo necesitaba, he  aprendido y  he creciendo junto  a muchas personas.  Para mí es una satisfacción pertenecer a una empresa que apuesta por su talento humano y sobre todo brinda oportunidades, indicó. 

Esto de muestra el compromiso de AG por el crecimiento de sus colaboradores, resultado clave para el éxito de la corporación.