La salud y seguridad en Corporación AG garantizaron a sus colaboradores ambientes seguros para sus operaciones durante el Covid 19

A dos años de la llegada del coronavirus a Guatemala, ya nada ha sido igual en las empresas, ni en su manera de hacer las cosas. Fue un impulso que se convirtió en una oportunidad de transformación. La digitalización de los procesos, que antes parecía un valor agregado para aumentar la productividad, hoy se ha vuelto un requisito para que las empresas sobrevivan.

A partir de marzo del 2020, la pandemia del COVID-19 impulsó a toda el área administrativa de la corporación, a trabajar desde casa y realizar todas las reuniones virtuales para mantener el distanciamiento. El área operativa también estuvo obligada a renovar sus protocolos de bioseguridad, tomando acciones para evitar el contagio, promoviendo un impacto positivo que ayudará a los colaboradores a enfrentar una de las mayores crisis colectivas de la historia.

El trabajo remoto, fue una de las principales rutas de acción para evitar contagios, y de esta manera permitir que AG continuará funcionando sin poner en peligro inmediato la salud y seguridad de los colaboradores. Es en este punto donde empiezan a tomar relevancia las plataformas digitales como herramientas de adaptación y así dar inicio a la nueva normalidad. Apalancarse de la tecnología fue la clave para hacer funcionar los procesos e incrementar la agilidad para culminar las tareas.

El mayor reto fue hacer funcionar el área operativa, que no le era posible realizar teletrabajo, se crearon planes de acción para resguardar la salud de los colaboradores, sin parar la producción, lo principal fue crear un canal de comunicación más directo que permitiera mantener informados a los colaboradores, sobre cambios en horarios de turno y rutas de transporte, según las restricciones gubernamentales. De nuevo la tecnología se vuelve aliada, ya que se generaron grupos de whatsapp por equipos en los cuales Gestión Humana y los líderes trasladaban la información de manera inmediata.

En todas las ponencias la tecnología fue protagonista, se implementó un sharepoint, (plataforma digital para compartir contenido) que recopilaba toda la información sobre temas de COVID-19, allí se encuentran cifras actualizadas de los colaboradores contagiados por sede, así como los casos recuperados. Se elaboró un documento controlado llamado: Protocolo de acompañamiento para personal con COVID-19, que reúne el proceso que todo colaborador debe seguir al momento de estar en contacto con un caso positivo o presentar síntomas. El área de Salud ocupacional, realizaba las pruebas de COVID y al momento de darse un caso positivo, entregaba un kit de medicamentos y la suspensión del colaborador.

La comunicación, se convirtió en pieza clave en medio de una etapa de incertidumbre y cambiante, fue vital para informar el panorama pandémico, nuevas restricciones gubernamentales y sobretodo, mantener la calma y resiliencia ante un hecho sin presedentes. Para evitar noticias falsas que aumentara el temor en los colaboradores, se creó una cercanía a través de medio digitales y una encuesta que permitía conocer el sentir de las personas ante la situación, cada semana.

Con la llegada de las vacunas, se crearon jornadas de vacunación en alianza con el Instituto de Seguridad Social -IGSS, y se motivó al personal a cumplir con el esquema de las dos dosis y el refuerzo. Actualmente, el 80% de la corporación se encuentra vacunado contra COVID-19, gracias al esfuerzo y compromiso de todos los involucrados, se ha logrado disminuir la cantidad de contagios y la gravedad de la enfermedad en los casos positivos.

En un mundo donde el cambio es lo único constante, AG ha logrado cumplir los retos del distanciamiento y se ha adaptado para cumplir las metas y alcanzar los objetivos de la corporación, muestra de ello es que, el 2021 se posiciona como el mejor año en la historia de AG, fortaleciendo su propósito de transformar el presente para construir el futuro que todos soñamos.