Forna do un mundo mejor

Reciclaje: Forjando un mundo mejor desde Corporación AG

En Corporación AG, como el mayor reciclador de metálicos de Guatemala y Centroamérica, nos enorgullece compartir nuestras estrategias de reciclaje y el impacto positivo que generamos en el medio ambiente. Nuestra contribución es significativa, pues al reciclar estos materiales, evitamos el agotamiento de nuestros recursos naturales.

Este proceso nos permite reducir la cantidad de desechos que llegan a los vertederos, además de promover un modelo de economía circular de beneficio para nuestros distribuidores.

Como nos comenta Carlos Valdez, integrante del equipo de Metálicos, aunque parece sencillo, hay varias actividades y requerimientos que se deben cumplir para que este proceso sea eficiente y seguro en las plantas de operación en donde se recibe el material ferroso para su reciclaje, el cual inicia con los distribuidores y recolectores.

En la planta de Sidegua, en Masagua, Escuintla, se recibe el material ferroso que se clasifica como material de obsolescencia, e industrial o comercial. El material de obsolescencia se refiere al desecho que se origina en los hogares o comercios. El industrial es por procesos productivos que generan chatarra, por lo general es de buena calidad; mientras que el material ferroso comercial, incluye repuestos vehiculares y otro tipo de estructuras.

El acero tiene la gran ventaja de poder ser parte de una economía circular, cada tonelada de chatarra se transforma en 0.9 tonelada de producto terminado, es una utilización muy grande y provechosa.

Nuestra huella ambiental

Todo el proceso de reciclaje inicia con la labor de recolección de los residuos metálicos, los cuales se trasladan a la Planta Industrial Sidegua para iniciar su tratamiento. Conozcamos un poco de este proceso.

Primero, los residuos metálicos llegan a Sidegua para su inspección en cuestiones de seguridad, tanto para los recolectores como para los requerimientos internos de Corporación AG.

Se revisa la condición del piloto y del transporte, para que este no sea un riesgo para las operaciones.

La unidad ingresa a las instalaciones de la planta, se registra al proveedor y se le asigna un horario de ingreso a la báscula y al bloque que le corresponde para la descarga.

Por último, se procede a un segundo pesaje y se entrega una boleta de detalle de la operación de descarga.

La educación de nuestros proveedores también es importante, ya que es desde ahí que un proceso se vuelve ágil y eficiente. Por ello, desde el transporte se debe clasificar de acuerdo con la calidad (primera o segunda), para dirigirlo a la ubicación que le corresponda.

«El material ferroso revuelto se torna complicado, porque se debe movilizar a diferentes ubicaciones. El proceso debe ser eficiente. Trabajamos mucho en las calidades y en qué manera entregan esas calidades de productos del hierro», explicó Valdez.

Programa Agentes de Reciclaje

Enfocado a nuestros proveedores de metálicos, tiene varios componentes como: Seguridad Industrial y Salud Ocupacional, Capacitaciones de Ética y Derechos Humanos. Este programa nos permite atender de forma directa las oportunidades existentes para desarrollar nuestra cadena de suministros y permitir la inclusión de pequeños recicladores a nuestra red.

Este programa busca fomentar la fidelidad de los proveedores y fortalecer la relación con Corporación AG, además de otros beneficios como logística y asesoría. La expectativa es que no se concentre la chatarra en pocos proveedores, sino en muchos a nivel nacional.

Centro de Reciclaje en Huehuetenango

«Es gratificante cuando uno observa todas las actividades que se llevan a cabo con el tema del reciclaje y el cuidado del medio ambiente. Somos el reciclador más grande de la región de material ferroso, es muy importante contribuir al tema del reciclaje. De otra forma habría chatarra en lugares inadecuados y sin ser aprovechada. La labor de compra de material ferroso nos ayuda a preservar el ambiente y transmitir esa cultura de preservación», destacó Valdez.

Hoy, en Corporación AG, ideamos proyectos para poder tener centros de acopio, no solo de material ferroso sino de otros materiales, con el fin de hacer campañas de comunicación educativas para jóvenes y niños sobre la importancia de aportar al medio ambiente y al manejo de desechos.

Un claro ejemplo de este compromiso es la creación del Centro de Acopio en Huehuetenango, en el municipio de Malacatancito, para acercarnos a nuestros proveedores y disminuir las distancias para que nuestros proveedores no tengan que recorrer grandes distancias para la entrega de su material. La idea de este centro de acopio es proveer de un lugar seguro con los mismos servicios y beneficios que ofrece Corporación AG a todos sus proveedores por igual, además de sus beneficios y transparencia fiscal.

Al adquirir estos materiales y devolverlos por medio de un proceso de reciclaje, estamos entregándole a la región productos de acero de calidad con todas sus cualidades. Ese material que fue recolectado como desecho, sale de las instalaciones como producto terminado en varilla, carretilla o diferentes productos de acero.

«El impacto de la estrategia de reciclaje de Corporación AG es grandísimo, estamos aportando al reciclaje de material ferroso, pero más aún, a reutilizar los recursos», puntualizó Carlos.

En Corporación AG, los distribuidores de chatarra se dividen en:

  • Grandes recolectores (+500 toneladas métricas de chatarra)
  • Medianos (entre 100 y 500 toneladas métricas)
  • Pequeños (por debajo de las 100 toneladas métricas)
  • Micros (debajo de las 10 toneladas métricas)

Clasificación del material reciclado según su calidad:

  • Se consideran de primera calidad las piezas de gran densidad, de 80 centímetros o de oxicorte, las cuales se deben cortar con óxido de acetileno para reducir a una dimensión que hacen que su fundición en el horno sea eficiente.
  • Y de segunda calidad, todas las piezas menores a 80 centímetros a las que se les denomina como menudo, fragmentable, como láminas, viruta y maraña, todo lo delgado o de perfil bajo.

En Corporación AG, los distribuidores de chatarra se dividen en:

  • Grandes recolectores (+500 toneladas métricas de chatarra)
  • Medianos (entre 100 y 500 toneladas métricas)
  • Pequeños (por debajo de las 100 toneladas métricas)
  • Micros (debajo de las 10 toneladas métricas)

Clasificación del material reciclado según su calidad:

  • Se consideran de primera calidad las piezas de gran densidad, de 80 centímetros o de oxicorte, las cuales se deben cortar con óxido de acetileno para reducir a una dimensión que hacen que su fundición en el horno sea eficiente.
  • Y de segunda calidad, todas las piezas menores a 80 centímetros a las que se les denomina como menudo, fragmentable, como láminas, viruta y maraña, todo lo delgado o de perfil bajo.